las geishas eran prostitutas citas prostitutas

Una vez listas, ya se volvían geishas profesionales y podían organizar sus propias citas. El cuello rojo de las aprendices le da paso al cuello blanco, reservado para las geishas confirmadas. Las geikos tenían que pagar los altos costos de formación acumulados a lo largo de los años trabajando para la okiya. Por lo tanto, todo lo que podían ganar, no era para ellas todavía el caso hoy en día.

Una vez pagada la deuda, ellas pueden seguir trabajando para la okiya o establecerse por su propia cuenta. Algunas corrían con suerte y encontraban un cliente rico que les traía cierta estabilidad financiera, el danna. La profesión de geisha todavía se asocia con la prostitución, sobre todo en occidente. Las geishas no venden, ni nunca vendieron, favores sexuales a sus clientes. Las prostitutas se inspiraron en el estilo geisha y sus costumbre refinadas para ganar el favor de los soldados estadounidenses.

Algunas geishas que tomaron el camino de la prostitución durante la guerra también ayudaron a la confusión. El cine y la literatura ha contribuido a reforzar una serie de clichés. La película, Memorias de una Geisha es a menudo citada como un mal ejemplo. Desafortunadamente hoy día hay menos de chicas en la disciplina. La dificultad del entrenamiento, la obligación de sacrificar su juventud, la imposibilidad de comenzar una familia o casarse a menos que deje la profesión y la falta de privacidad, se encuentran entre algunos de los elementos disuasivos.

Es posible ver geishas en Tokio y Kyoto, el lugar de donde se originaron las geishas. En Gion , Pontocho, Miyagawachô, Kamishichiken o Shimabara , a veces se pueden verlas caminado por las calles, cuando van entre cita y cita.

Geishas danzando en el festival Miyako Odori. Geisha en un templo de Kyoto Credit: Geishas durante el Gion Odori. Kyo-mai es una danza lenta ejecutada por las maiko. Una geisha saliendo de una casa de té en el barrio Gion. Una geisha de Kanazawa. Mujeres de arte La palabra geisha, literalmente significa "persona que practica las artes". Explora con nosotros este mundo misterioso que nació en Kyoto.

Geisha, una profesión con muchas reglas El mundo de las geishas tiene reglas muy estrictas: Ropa Las geishas visten exclusivamente kimonos de seda que se cierran con un ancho cinturón que se anuda por la espalda, el obi.

Los kimonos son tradicionalmente hechos a mano y pueden llegar a costar varios miles de dólares. El peinado Las geisha llevan unos moños muy sofisticados sujetados con peinetas tradicionales.

El comportamiento de una geisha Las geisha se distinguen por sus modales. La formación de las geishas Llegar a ser una geisha requiere trabajo duro y dedicación. También ahora pueden ir a la universidad y se cree que son totalmente libres de elegir un novio o amante.

Sin embargo, tales afirmaciones siguen discutidas por otros que afirman lo opuesto. Fue tradicional para las geisha tener un danna , o amante. Un danna era generalmente un hombre adinerado, algunas veces casado, que tenía recursos para financiar los costos del entrenamiento tradicional de la geisha y otros gastos considerables. Los valores y convenios ligados a este tipo de relaciones no son bien comprendidas, incluso entre los japoneses. Se especula sobre la venta de la virginidad de las geishas y de su cuerpo a un solo cliente hasta que el danna se cansara y entonces se buscaría otro.

La publicación de la novela Memorias de una geisha generó gran polémica sobre este tema, porque aumenta el debate sobre si las geishas venden o vendían su virginidad. Al contrario de como se suele afirmar, la geisha no atiende solamente hombres. Desde sus inicios también tenía clientas con las cuales forjaba relaciones tal como con un cliente masculino. Incluso, muchas veces se celebraban cumpleaños infantiles o adultos con geishas como compañía.

La apariencia de una geisha cambia a lo largo de su carrera, desde la femenina y maquillada maiko , hasta la apariencia madura de una geisha mayor y consolidada.

La aplicación del maquillaje es difícil de perfeccionar y es un proceso bastante largo. El maquillaje es aplicado antes de vestirse para evitar ensuciar el kimono. Primero, una sustancia de aceite o cera, llamada bintsuke-abura , se aplica a la piel.

La "W" es usada con el kimono formal negro. Luego que la base es aplicada, una esponja es pasada por la cara, cuello, pecho y nuca para absorber el exceso de humedad y lograr uniformidad en la base. Luego los ojos y cejas son remarcadas. Tradicionalmente se usaba carboncillo, pero hoy en día se utilizan cosméticos modernos. Los labios son pintados con una brocha pequeña simulando un contorno de labios sensual, acorazonado por arriba y muy redondo, teniendo pequeñas variaciones de distrito a distrito.

El color viene en un palo pequeño que es mezclado con agua. Durante los primeros tres años, una maiko usa su maquillaje casi constantemente. El día de su mishidashi, o debut como maiko, se contrata una maquilladora profesional; antiguamente la maquillaba la dueña de la okiya o la onee san a la vista de todas las habitantes de la okiya. Durante su iniciación la maiko es ayudada por su onee-san o la "okaa-san" madre de su casa de geishas. Después debe aplicarse el maquillaje por su cuenta.

En ocasiones una maiko en la fase final de su aprendizaje puede decidir teñir sus dientes de negro, una tradición conocida en Japón como ohaguro. Esta costumbre era habitual en las mujeres casadas de Japón y, anteriormente, en la corte imperial, pero hoy en día sobrevive solo en algunos distritos. Para las geishas sobre treinta años, el maquillaje blanco es utilizado solo en bailes especiales que lo requieren. Vale decir que el maquillaje varía levemente por distrito o también por el gusto de la geisha.

Una geisha o maiko necesita vestir una determinada ropa interior antes de ponerse el kimono. No visten la ropa interior occidental, sino que llevan unas cintas largas de color blanco alrededor del pecho y de las caderas.

Es difícil acostumbrarse a ir al servicio con estas prendas. Encima de ellas, se pone una prenda de algodón con la forma del cuello del kimono, que llega aproximadamente por las rodillas. Sobre esta prenda, se pone el nagajuban. El nagajuban, para las maiko, siempre es de color rojo y puede tener estampados florales.

Estos estampados pueden ser de color blanco, o dorado para las ocasiones especiales. Los estampados son también florales. El kimono se confecciona a partir de un tan, que es una medida tradicional japonesa que consta de 37cm de ancho y 12 metros de largo. En el caso del kimono de una geisha o maiko, se debe confeccionar a partir de dos tan. Sobre esta se lleva el nagajuban enagua cuya tela se ve por debajo del kimono y tiene color rojo para la maiko o rosa para la geiko.

Sobre esta prenda va el kimono que luego se sujeta por un cordón llamado datejime. Sobre este se sujeta el obi, a su vez sujeto por un cordón llamado Obijime. Las geishas siempre utilizan kimono. Las aprendices de geisha llevan coloridos kimonos con extravagantes obi. También es importante destacar la longitud de las mangas. Las aprendices maiko utilizan furisode de mangas que llegan casi hasta el suelo.

En invierno, las geishas pueden ser vistas llevando un haori abrigo adornado con seda pintada sobre su kimono. Los kimonos forrados son usados durante estaciones frías, y los ligeros o de gasa de seda durante el verano.

La geisha utiliza sandalias de suela baja de madera y laca, llamadas zori y en interiores llevan sólo tabi calcetines divididos en los dedos. En zonas nevadas las geishas utilizan zuecos de madera, llamados geta. Las maiko llevan altísimos zuecos negros, okobo. Los kimono de las maiko son muy coloridos, con diversos diseños de flores y paisajes. El nagajuban prenda que se lleva debajo del kimono es también muy colorido, debe llevarse a juego con el kimono y se lleva de color rojo.

Las furi son larguísimas; les llegan casi a los tobillos. En cambio, los kimono de las geiko son discretos, uniformes y con un estampado muy simple. Para poder vestir el kimono, las geishas y maiko necesitan ayuda de otra persona. Actualmente, suelen ser mujeres de mediana edad, aunque sigue habiendo hombres. Estos ayudantes se denominan otokosu. Se encargan de vestir a las geishas, ajustando el kimono y atando el obi. Es uno de los pocos oficios que puede ejercer un hombre en el mundo de la Flor y el Sauce.

Los otokosu suelen ser hijos de mujeres que trabajan en las okiya o hijos de antiguas geishas u okasan. Actualmente, sólo hay cinco en Kyoto. Los peinados de las geishas han ido variando a través de la historia. Durante el siglo VII , las mujeres comenzaron a usar siempre el cabello recogido nuevamente, y fue durante este tiempo que se adoptó el tradicional peinado shimada , un tipo de 'moño' usado por geishas experimentadas.

Es tradicional que en su erikae las maiko usen el Sakkou con una tira de pelo sobrante del moño ; durante el Gion Odori el Katsuyama el mes antes y el mes después; para su debut usan el Mishidashi; para Año Nuevo el Yakkoshimada.

En realidad, lo sagrado y lo profano, el arte y la prostitución, anduvieron revueltos durante mucho tiempo en la cultura nipona. Geisha significa artista , persona sha que domina un arte gei. Izumo no Okuni , la primera bailarina célebre de Japón , era, o al menos eso aseguraba, una de estas sacerdotisas sintoístas. Hacia formó la primera compañía de teatro kabuki de la que se tiene noticia, reclutando a sus coristas entre mujeres de dudosa reputación de los bajos fondos de Kioto.

El resultado fue el mismo: Finalmente se decretó que el kabuki fuera interpretado en exclusiva por hombres adultos, una norma que se mantiene en la actualidad. La licencia era necesaria para todo en la rígida organización social del período Edo. Incluso para abrir un burdel. Durante el siglo XVII, en las afueras de las principales ciudades niponas se erigieron barrios amurallados dedicados por entero al placer.

Al placer de los clientes, por supuesto. En las afueras de las principales ciudades niponas se erigieron barrios amurallados dedicados por entero al placer de los clientes. Para los hombres que los frecuentaban, lugares como Yoshiwara , en Edo actual Tokio , Shimabara , en Kioto, o Shinmachi , en Osaka, eran auténticos paraísos. Allí podían relajarse, beber, flirtear e incluso enamorarse, todo un lujo en un país donde los matrimonios eran concertados y nadie esperaba una chispa de pasión entre esposos.

El éxito de estos barrios fue arrollador gracias al auge de una nueva clase social, la burguesía. Con mano firme, el régimen del sogunato Tokugawa acababa de zanjar siglos de escaramuzas y guerras civiles. Por fin, los japoneses podían dedicar sus esfuerzos a prosperar. Formalmente, la sociedad seguía dividida en castas feudales: En la escala oficial, los comerciantes estaban por debajo de los campesinos.

En su vida diaria debían fingir humildad, sobornar a funcionarios y andarse con ojo para no ser expropiados. En los barrios de placer , en cambio, la cuna no importaba, solo contaba el dinero. Tenían terminantemente prohibido pisar el exterior y estaban sujetas a contratos draconianos y deudas inagotables, que las obligaban a prostituirse hasta el final de su juventud. Generalmente eran hijas de campesinos que las cedían a cambio de dinero, convencidos de que allí, al menos, tendrían asegurado un techo, comida y ropa.

Llegaban siendo niñas y pasaban sus primeros años trabajando como criadas. Pero si eran especialmente bonitas y demostraban talento podían empezar como aprendizas acompañando a las grandes cortesanas a modo de séquito , y convertirse, a su vez, en cortesanas de alto rango. Envueltas en capas y capas de vistosas telas, ceñidas con gigantescos fajines anudados por delante, causaban sensación. Se pagaban fortunas por la mera compañía de una cortesana.

Por otro lado, para ganarse sus favores era preciso cortejarlas. El de geisha fue, inicialmente, un oficio masculino. Fuera de los barrios oficiales la prostitución era ilegal.

Por supuesto, eso no implica que no existiera. También proliferaban bailarinas adolescentes cuyos favores a veces se podían comprar. En , una mujer se autodenominó geisha. Se llamaba Kikuya , y era una prostituta ilegal del barrio de Fukagawa, en Edo, decidida a dignificar su profesión promocionando su talento para el canto y la danza. Alentadas por su éxito, muchas mujeres siguieron su ejemplo. Es un triste consuelo para estas dos clases de gente. León Bloy - poeta , escritor.

Stephen Hawking - físico. Juan Gómez-Jurado escritor , periodista. Ignacio Manuel Altamirano - abogado , escritor , periodista , político. Patrick Rothfuss escritor , profesor. San Agustín - escritor , filósofo , teólogo. Este sitio web utiliza cookies. Al utilizar este sitio web, aceptas dicho uso. La profesión de geisha todavía se asocia con la prostitución, sobre todo en occidente.

Las geishas no venden, ni nunca vendieron, favores sexuales a sus clientes. Las prostitutas se inspiraron en el estilo geisha y sus costumbre refinadas para ganar el favor de los soldados estadounidenses. Algunas geishas que tomaron el camino de la prostitución durante la guerra también ayudaron a la confusión.

El cine y la literatura ha contribuido a reforzar una serie de clichés. La película, Memorias de una Geisha es a menudo citada como un mal ejemplo. Desafortunadamente hoy día hay menos de chicas en la disciplina.

La dificultad del entrenamiento, la obligación de sacrificar su juventud, la imposibilidad de comenzar una familia o casarse a menos que deje la profesión y la falta de privacidad, se encuentran entre algunos de los elementos disuasivos.

Es posible ver geishas en Tokio y Kyoto, el lugar de donde se originaron las geishas. En Gion , Pontocho, Miyagawachô, Kamishichiken o Shimabara , a veces se pueden verlas caminado por las calles, cuando van entre cita y cita. Geishas danzando en el festival Miyako Odori. Geisha en un templo de Kyoto Credit: Geishas durante el Gion Odori.

Kyo-mai es una danza lenta ejecutada por las maiko. Una geisha saliendo de una casa de té en el barrio Gion. Una geisha de Kanazawa. Mujeres de arte La palabra geisha, literalmente significa "persona que practica las artes".

Explora con nosotros este mundo misterioso que nació en Kyoto. Geisha, una profesión con muchas reglas El mundo de las geishas tiene reglas muy estrictas: Ropa Las geishas visten exclusivamente kimonos de seda que se cierran con un ancho cinturón que se anuda por la espalda, el obi.

Las geishas eran prostitutas citas prostitutas -

Enel líder rebelde Kido Takayoshi salvó la vida gracias a Ikumatsu, una geisha que le ayudó a esconderse y huir. Luego de uno o dos meses, la minarai pasa a ser una maiko "junior" y pasa de pintarse solo el labio inferior distintivo de las minarai a pintarse ambos. Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada. Los clientes no pagan por ver lo que tienen en sus casas. Con el paso del tiempo, las oiran pasaron a tener un estilo de vida aislado de la realidad, encerradas en los burdeles y dentro de un barrio dedicado al mujeres prostitutas prostitutas a domicilio burgos y al placer. Para los hombres que los frecuentaban, lugares como Yoshiwaraen Edo actual TokioShimabaraen Kioto, o Shinmachien Osaka, eran auténticos paraísos. Durante los primeros años de su formación las chicas hacían las labores del hogar en la okiya y ayudaban a la geisha en sus tareas diarias; un trabajo pesado y difícil que requería mucha docilidad.

0 People reacted on this

Leave a Reply:

Your email address will not be published. Required fields are marked *